Oaxaca no se disfruta solo por sus increíbles paisajes naturales, playas, tradiciones y costumbres, sino también, es uno de los estados con mayor variedad de platillos y comidas de nuestro país, es una de las gastronomías más ricas. Por eso en tu próxima visita no debes dejar de probar los platillos que a continuación te mostramos, y que sin importar el lugar que visites, seguro podrás encontrarlos.

7 Moles

ZOA Hotel Secreto Mazunte Oaxaca

Oaxaca es la cuna del mole mexicano, y aunque los oaxaqueños dicen que existen más de 7, los más comunes son: negro, rojo, amarillo, coloradito, verde, chichilo y estofado de pollo con aceitunas. El mole negro es el más famoso y complejo, lleva 34 ingredientes incluyendo 6 variedades de chile.

El mole rojo es el más picante y su preparación es muy parecida a la del mole negro, pero los chiles no se tuestan por completo para conseguir el color rojo. El amarillo consigue su color con el chile chilhuacle. El mole verde lleva tomate y chile verde. Cada mole oaxaqueño tiene su distintivo pero todos son deliciosos con guajolote, pollo, cerdo y/o carne de res.

Tlayudas

Las tlayudas son tortillas de maíz mucho más grandes que las regulares, con textura correosa y un ligero aroma a quemado, ya que se cuecen en el comal más tiempo que el de costumbre. La gente local la come con queso oaxaqueño, col picada, tasajo y una salsa de chiles hecha en molcajete. Otras variantes llevan frijoles negros, chicharrón, chorizo y cecina; ¡es una verdadera maravilla!.

Tasajo 

El tasajo es la carne de res cortada en tiras delgadas que se sala y se cuelga a secar por varios días. Este método en el que la carne se deshidrata lentamente conservando todo su sabor, es practicado en varias partes del mundo y los oaxaqueños son verdaderos expertos en la materia.

Es común ver en las ciudades de los Valles Centrales Oaxaqueños los puestos de venta de tlayudas con tasajo, acompañadas de rábanos, chiles de agua, chapulines, queso oaxaqueño, cebollitas y otras delicias locales. 

Caldo de piedra

Es un caldo de origen prehispánico. Se prepara con agua, rebanadas de jitomate, chile verde, cebolla en rebanadas, ajos machacados y hierba santa. Todos los ingredientes se colocan en una jícara grande a la que se la agregan dos o tres piedras calientes al rojo vivo para hervir el agua. Lleva trozos de pescado y/o camarones de río. ¡Deliciosa!

Tamales Oaxaqueños

Esta lista no estaría completa sin los clásicos tamales oaxaqueños hechos con masa de maíz y hoja de plátano, he aquí su principal diferencia. Hay múltiples variedades, como el tamal de chicatanas, de hoja santa o de mermeladas. Aquí el único límite será tu gusto. 

Caldo de gato

Anteriormente los habitantes de ciudades del sur de España sitiadas por los ejércitos enemigos, inventaron una sopa espesa preparada con verduras, queso rallado y huevos, para comer algo sustancioso durante el invierno, no le ponían carne porque tenían que preservar los pocos animales que había.

La versión oaxaqueña es el caldo de gato, que no es tan humilde y si lleva carne. Se prepara con espinazo de res, garbanzos, ejotes picados, chayote, zanahoria y chile pasilla, entre los ingredientes más importantes.

Tejate

Los indígenas Mixtecos y Zapotecas inventaron el téjate durante la época precolombina para rendir culto a sus deidades en sus ceremonias, razón por la cual es llamado la “bebida de los dioses”

La bebida se prepara haciendo una pasta con harina de maíz tostada, cacao fermentado, flor de cacao y semilla de mamey; esta pasta se mezcla con agua muy fría y se endulza para beber.

Chocolate oaxaqueño

Se prepara con almendra, canela y cacao. Antes de moler el cacao, es indispensable colocar una vela bajo el metate para que caliente previamente la piedra, de esta forma el cacao se muele y derrite al mismo tiempo. Su presentación puede ser en bolas o en tablillas de chocolate y se puede preparar y servir con agua o leche.

Algunos dicen que una taza de chocolate caliente a primera hora de la mañana basta para desayunar y transitar por medio día de trabajo sin desfallecer. Aparte de delicioso, el chocolate es altamente energético. 

Share This